Gibrán Jalil

Cuando llegues al final de lo que debes saber, estarás al principio de lo que debes sentir 
Gibrán Gibrán Jalil

Si abrieras realmente los ojos, y vieras, verías tu imagen en todas las imágenes. Y si abrieras tus oídos para oír, oirías tu propia voz en todas las voces
Gibrán Jalil Gibrán

La soledad es un consuelo para un alma entristecida, que aborrce a los que
la rodean igual que un ciervo herido abandona su rebaño, para refugiarse
en una cueva en la que sonará o morirá.
Gibrán Gibrán Jalil

Buscad el consejo de los ancianos, pues sus ojos
han visto el rostro de los años y sus oídos escuchado las voces de la vida. No obstante sus consejos os desagraden, escuchadlos.
Gibrán Gibrán Jalil

Aquel que desee convertirse en maestro del hombre, debe empezar
por enseñarse así mismo antes de enseñar a los demás; y debe enseñar primero con el ejemplo antes de que lo haga verbalmente.
Pues aquel que se enseña a sí mismo y rectifica sus propios procedimientos,
merece más respeto y estimación que el que enseña y corrige a otros,
eximiéndose a él mismo.
Gibrán Gibrán Jalil

La tortuga puede hablar más del camino que la liebre.
Gibrán Gibrán Jalil

Cava la tierra y hallarás un tesoro,
sólo que debes cavar
con la fe de un labriego.
Gibrán Gibrán Jalil

El silencio de un envidioso está lleno de ruidos.
Gibrán Gibrán Jalil

La verdad necesita de dos hombres para ser descubierta:
uno para decirla y otro para entenderla.
Gibrán Gibrán Jalil

Anoche inventé un nuevo placer, y cuando lo iba a disfrutar por vez primera,
llegaron violentamente a mi casa un ángel y un demonio.
Entraron en mi puerta y disputaron acerca de mi nuevo placer.
Uno gritaba: “¡Es un pecado!”; y el otro decía:
“¡Es una virtud!”
Gibrán Gibrán Jalil

Puedes juzgar a los demás cuando te conozcas a ti mismo.
Ahora dime: ¿quién entre nosotros es culpable
y cuál inocente?
Gibrán Gibrán Jalil

El olvido es una forma de libertad.
Gibrán Gibrán Jalil

Un desacuerdo tal vez sea la distancia más corta entre dos mentes.
Gibrán Gibán Jalil

El que comparte tus placeres, mas no tus penas,
perderá la llave de una de las siete puertas del paraíso.
Gibrán Gibrán Jalil

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


A %d blogueros les gusta esto: