Cultivar la atención

 

Entre la Auto-observación y el Despertar existe un factor común el cual debemos tomar en cuenta y valorar concientivamente, este factor común se llama: ATENCIÓN.

La Atención es el BINDÚ o centro capital de la MEDITACIÓN.

Si la Atención es la Síntesis del Ejercicio Meditativo, la Conciencia es la Síntesis de la Atención.

De esta manera, meditar es fundamentalmente el trabajo de fondo con la atención, a través de la conciencia que la misma atención intensificada y plena confiere.

La ATENCIÓN es una facultad divina constituida por tres aspectos progresivos y graduales que son:

1- Focalización

2- Concentración

3- Conciencia.

No podemos pretender aplicar Concentración cuando no hemos

Cultivado la Atención. Ya que la Concentración es un aspecto de la misma Atención.

Esto quiere decir que para tener una perfecta Concentración es indispensable tener un cultivo adecuado de la Atención.

Para que todo vaya quedando más claro, debemos especificar primero qué es el Cultivo de la Atención.

 

Cultivar la Atención es vivir durante el día alerta novedad, pendiente de los detalles, darnos cuenta de las cosas, Contemplativos y Reflexivos pero a la vez dinámicos y sin la más mínima posibilidad de distracción.

El cultivo de la Atención se refiere a llevar una vida ATENTOS y PRESENTES, dejar de ser pensadores y soñadores, salirnos de la habitual interrupción o distracción psicológica para ubicarnos de instantes en instantes en el lugar que realmente estamos.

Debemos vivir en todo momento como dicen los maestros del antiguo Budismo Chang: “Como un gato cazando un ratón”.

En este aspecto se corresponde muy bien el Sentir, ya que es mejor estar sintiéndonos donde estamos, que pensando donde no estamos. Y mientras uno practique el Cultivo de la Atención, se dará cuenta que la clave es la Serenidad Mental, y la mente se calma cuando estamos bien concentrados en algo, cuando nuestra atención esta colocada integramente en algo que nos gusta.

¿Cuáles son los obstáculos u enemigos de la Atención?, son los siguientes:

La Distracción y La Interrupción.

La distracción se da sutilmente y la interrupción se da drásticamente. Cuando hay distracción es porque la capacidad de sostener la Atención en un mismo punto es muy débil. Cuando se da la Interrupción es porque algo supera violentamente el nivel de Atención.

La distracción se da por: Falta de Educación Sensorial. La Interrupción por falta de Educación Mental.

En términos generales tanto Distracción como Interrupción no permiten que la Atención se mantenga. Y lo único que puede permitir sostener la Atención Voluntariamente y en forma consiente se llama: SERENIDAD.

Al ejercicio de Atención se le denomina DHARANA, en otras palabras; Concentración. Por eso a los objetos de meditación que usamos en nuestras prácticas en los centros prajnas se les llaman: Dharanatas, los cuales pueden ser de 3 tipos, Mantra, Yantra, Tantra.

Por lo pronto comprendamos que mientras en el diario vivir sigamos soñando, distraídos, desatentos, interrumpidos, identificados, fascinados, es más que imposible avanzar en la práctica de la Meditación Efectiva, ya que al sentarse a practicar lo único que va a hacer es repetir en su mundo psicológico y en su práctica los mismos procesos subjetivos e inconscientes que viene procesando durante el diario vivir, y así, realmente lo único que se logra es: PENSADITAR nunca MEDITAR.

Así que la clave más básica es aprender a vivir atentos durante el diario vivir, en el curso de nuestra propia cotidianidad, detectando cuando nos distraemos y caemos en inatención.

Este ejercicio sencillo y poderoso ira robusteciendo en forma natural y autónoma el poder de Focalizar y Concentrar para poder llegar más adelante a Concientizar.

Con respecto a la Atención un individuo solo puede estar en dos modalidades: atento, o Inatento, si está Atento puede Despertar, si está Inatento ya está Dormido.

Cuando estamos Cultivando la Atención comprendemos al Universo como un conjunto de impresiones que interactúan unas con las otras, más el nivel, tipo y origen de la impresión puede generar efectos muy significativos en nuestra propia atención.

Dichas impresiones de acuerdo a su potencia pueden servir de estimulo a nuestra atención o como principio interruptor o distractor de nuestra atención.

Comprendemos también que la atención lucida es nuestro campo de percepción consiente el cual siempre está frente a fenómenos cambiantes, en los cuales no debemos permitir que nuestra atención se pierda porque podría caer en el juego ilusorio de los sentidos, solo debemos ejercer en forma natural el sentido del asombro, mas no perder la atención en nosotros mismos, lo que en otras palabras se conoce como el RECUERDO DE SI.

SINTESIS:

Cultivar la atención es vivir ubicado con el cuerpo y la mente en el mismo lugar, alerta y vigilante de todo lo que sucede dentro y fuera de nosotros, aquí y ahora.

V. Dharmapa RimpochéClaves de la Meditación Efectiva.

 

 

::: HOME :::


1 comentario Add your own

  • 1. Margarita Flores  |  febrero 6, 2011 a las 8:34 pm

    Maestro
    Gracias por todo. Eso es lo que me falta,
    estar atenta. Le mando un fuerte abrazo
    att. Su hija Margarita Flores.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


A %d blogueros les gusta esto: